Necrosis quística medial: definición, causas y síntomas

5/5 - (5 votes)

Necrosis quística medial

Henry es un gerente de restaurante de 43 años. Durante una ajetreada noche de sábado en el restaurante, Henry se quejó de un dolor intenso en el pecho y la espalda y luego se derrumbó. Una ambulancia lo recogió y de camino al hospital, Henry entró en estado de shock y perdió el conocimiento.

Afortunadamente, los médicos, los médicos y las enfermeras pudieron salvar la vida de Henry. Cuando Henry recuperó el conocimiento, su médico le informó que tenía una necrosis quística medial que le provocó un desgarro potencialmente mortal en la aorta.

La necrosis quística medial se refiere a la ruptura o daño de los músculos, el colágeno y la elastina de los grandes vasos sanguíneos de todo el cuerpo, más comúnmente la aorta. La aorta es la arteria principal del cuerpo a través de la cual corre toda la sangre oxigenada antes de viajar a todas las demás partes del cuerpo.


La aorta es una arteria muy grande que está unida al corazón.
aorta

El músculo, el colágeno y la elastina de los vasos sanguíneos funcionan para proporcionar estructura y soporte a los vasos. Si estos tejidos conectivos están dañados, los vasos pueden eventualmente abrirse, provocando la pérdida de sangre de los vasos sanguíneos. Un desgarro en la aorta causado por necrosis quística medial se conoce como disección aórtica . Una disección aórtica es una afección potencialmente mortal.

Necrosis quística medial: causas

A menudo, la necrosis quística medial es el resultado de una enfermedad degenerativa que daña el tejido conectivo en todo el cuerpo. El músculo, el colágeno y la elastina que forman parte de los vasos sanguíneos se pueden clasificar como tejido conectivo. Una enfermedad degenerativa que daña el tejido conectivo puede provocar la ruptura o destrucción del músculo, el colágeno y la elastina de los vasos sanguíneos. Esta ruptura o destrucción es la característica definitoria de la necrosis quística medial.

Las enfermedades degenerativas que pueden descomponer o dañar los tejidos conectivos incluyen:

  • síndrome de Marfan
  • Síndrome de Ehlers-Danlos
  • Ectasia anuloaórtica

Necrosis quística medial: síntomas

El síntoma más común de la necrosis quística medial es el dolor torácico. Sin embargo, si la necrosis quística medial conduce a una disección aórtica, los síntomas se vuelven mucho más graves. Una persona con una disección aórtica generalmente tendrá un dolor intenso en el pecho y la espalda, vómitos, mareos, shock y sudoración intensa.

Dado que la sangre debe viajar a través de la aorta antes de ir a otras partes del cuerpo, una disección aórtica probablemente evitará que la sangre llegue al resto del cuerpo. Eso significa que puede ocurrir un derrame cerebral ya que la sangre no podrá llegar al cerebro. Debido a la gravedad de una disección aórtica, la muerte es un resultado probable de esta afección.


El dolor en el pecho es el síntoma más común de necrosis quística medial.
dolor en el pecho

Resumen de la lección

La necrosis quística medial se refiere a la ruptura o daño de los músculos, el colágeno y la elastina de los grandes vasos sanguíneos de todo el cuerpo, más comúnmente la aorta. El músculo, el colágeno y la elastina de los vasos sanguíneos funcionan para proporcionar estructura y soporte a los vasos. Si estos tejidos están dañados, los vasos pueden eventualmente abrirse y causar una disección aórtica .

Las causas de la necrosis quística medial incluyen enfermedades degenerativas que pueden causar la ruptura del tejido conectivo en todo el cuerpo. Estas enfermedades incluyen el síndrome de Marfan, el síndrome de Ehlers-Danlos y la ectasia anuloaórtica.

El síntoma más común de la necrosis quística medial es el dolor torácico. Sin embargo, si la necrosis quística medial se convierte en una disección aórtica, los síntomas incluirán dolor intenso en el pecho y la espalda, vómitos, mareos, sudoración intensa, accidentes cerebrovasculares e incluso la muerte.

Descargo de responsabilidad médica: la información de este sitio es solo para su información y no sustituye el consejo médico profesional.