foto perfil

Cómo la fisiología del cerebro afecta la inteligencia emocional

Publicado el 10 noviembre, 2020

¿Qué son las habilidades blandas?

Las habilidades blandas son habilidades interpersonales que no forman parte del aprendizaje formal, pero que se adquieren a través del aprendizaje de la personalidad y la experiencia. Incluyen numerosos aspectos de la comunicación interpersonal, y la inteligencia emocional se encuentra entre ellos.

La inteligencia emocional es la capacidad de distinguir entre tus propias emociones y las de las personas que te rodean. En el contexto de esta lección, el término también se refiere a la capacidad de un supervisor para navegar las aguas turbulentas de las emociones que afectan el lugar de trabajo. Todos somos moldeados por una combinación única de experiencias personales y biología individual, y estar en sintonía con los procesos químicos del cerebro puede ayudar a los supervisores a comprender y responder mejor a las emociones.

El cerebro, las emociones y Phineas Gage

Es difícil de creer, pero una lesión sufrida por el trabajador ferroviario Phineas Gage en 1848 moldeó gran parte de nuestra comprensión del cerebro y las estructuras dentro de él que modulan las emociones. Gage estaba explotando rocas para dar paso a una vía de ferrocarril cuando una detonación accidental envió una barra de hierro de casi dos pulgadas de diámetro a su boca abierta, detrás de su ojo izquierdo, a través del lado izquierdo de su cerebro y fuera de la parte superior de su cráneo. Sorprendentemente, Gage sobrevivió y regresó al trabajo en poco tiempo, pero había perdido una cantidad significativa de tejido cerebral en el accidente.

En los doce años que siguieron, la familia y los amigos de Gage describieron su estado emocional posterior a la lesión diciendo que “ ya no era Gage ”. Gage se convirtió en una figura importante en psicología porque su personalidad y emociones de antes y después podían usarse para predecir qué estructuras del cerebro fueron responsables de diversas respuestas emocionales. Hemos aprendido mucho más sobre la emoción desde entonces, pero la cuidadosa documentación del médico de Gage sobre la lesión y los cambios de comportamiento resultantes despertaron el interés en cómo la fisiología cerebral impacta la personalidad y la emoción.

El sistema nervioso central

Primero echemos un vistazo a las estructuras del sistema nervioso central. El cerebro y la médula espinal forman el sistema nervioso central (o SNC). El SNC es único porque sus tejidos son capaces de responder a los mensajes sensoriales del cuerpo, mientras que otros nervios solo transmiten mensajes. Los nervios no se conectan físicamente entre sí. En cambio, existe una pequeña brecha entre las terminaciones nerviosas llamada brecha sináptica . Esta característica es fundamental para comprender el cerebro y sus emociones porque los químicos que ayudan a los mensajes a cruzar esta brecha, proteínas llamadas neurotransmisores , juegan un papel sustancial en la formación de emociones, patrones de pensamiento y actitud.

Cómo modulan las emociones los neuropéptidos

Emociones como el miedo, la ira y la excitación estimulan al cerebro a preparar el cuerpo para las tareas de supervivencia aumentando la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la frecuencia respiratoria. Los neuropéptidos asociados con estas emociones intensas incluyen epinefrina (más conocida como adrenalina) y norepinefrina. La respuesta cerebral asociada con emociones como la satisfacción, el bienestar y la satisfacción está modulada por neuropéptidos como la dopamina y la serotonina. Disminuyen la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria.

Los supervisores que se comunican con los empleados sobre temas que desencadenarán respuestas emocionales del sistema simpático deben ser conscientes de que el aumento de la secreción de neurotransmisores como la epinefrina (adrenalina) provoca una pérdida del pensamiento general. Además, la respuesta del sistema límbico reduce la respuesta de un individuo a la información sensorial. Esto afecta tanto al empleado como al supervisor y puede hacer que una persona “no escuche” o “no vea” algo que estaba justo frente a ellos. Una reacción emocionalmente inteligente a esta respuesta es frenar la conversación y evitar tomar decisiones improvisadas.

Anatómicamente, el tallo cerebral ocupa el área que pasa del cerebro a la médula espinal. El tronco cerebral tiene muchas funciones y muchas están relacionadas con los instintos de supervivencia. Esta región monitorea y modula la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. También ubicado en esta área, el sistema límbico y su característica clave, la amígdala, se comunican con prácticamente todos los sistemas principales del cuerpo. En los casos en que las personas toman decisiones aparentemente irracionales, la amígdala suele ser el centro del problema.

La corteza cerebral constituye la mayor parte del tejido del cerebro (alrededor del 85%) y sus funciones incluyen interpretar y responder a las señales sensoriales. Es importante para la inteligencia emocional porque es el contrario a las respuestas límbicas / del tronco cerebral. El sistema límbico aborda las amenazas inmediatas a la vida y los comportamientos instintivos, pero la corteza da sentido a la entrada. Lo más importante es que aquí se encuentra la sede del pensamiento racional.

Aplicación de fisiología cerebral

Los supervisores emocionalmente inteligentes comprenden la fisiología del cerebro y la explican en su comportamiento con los empleados. Cuando los supervisores emocionalmente inteligentes ralentizan las conversaciones de alta tensión, están proporcionando a la corteza cerebral el tiempo que necesita para formar pensamientos racionales. Cuando las emociones se intensifican y el sistema límbico está a toda marcha, los líderes emocionalmente inteligentes son conscientes de que el panorama general no siempre está bien enfocado. Lo más importante es que los gerentes emocionalmente inteligentes controlan sus respuestas emocionales y operan con una conciencia de sí mismos que les permite tomar buenas decisiones en entornos de alto estrés.

Resumen de la lección

Revisemos…

La inteligencia emocional es la capacidad de distinguir entre tus propias emociones y las de las personas que te rodean. La inteligencia emocional es una de las muchas habilidades sociales importantes , que son habilidades interpersonales que no forman parte del aprendizaje formal, pero que se adquieren a través del aprendizaje de la personalidad y la experiencia. Estas habilidades sociales ayudan a los líderes a comunicarse con éxito en el lugar de trabajo.

Las emociones humanas se generan dentro del sistema nervioso central , que incluye el cerebro y la médula espinal, y son moduladas por los neurotransmisores químicos , que son proteínas que transportan mensajes a través de las sinapsis, específicamente a través de la brecha sináptica , que es una pequeña brecha entre las terminaciones nerviosas en el cerebro humano. Estos neuropéptidos se secretan en mayor o menor cantidad en respuesta a emociones como el miedo y la ira, que son producidas por la epinefrina y la norepinefrina; o satisfacción y euforia, que son producidas por la dopamina y la serotonina.

Además de los neuropéptidos, el tronco cerebral , que ocupa el área que pasa del cerebro a la médula espinal, y el sistema límbico , que se comunica con prácticamente todos los sistemas corporales principales y tiene una característica clave llamada amígdala, responde a las emociones mediante el filtrado y actuar sobre la base de información sensorial del mundo exterior. La corteza cerebral es responsable de funciones de pensamiento superiores, como el pensamiento racional y la lógica.

Los líderes emocionalmente inteligentes aplican su comprensión de la fisiología del cerebro manteniendo una conciencia aguda de sus propias emociones y las emociones de quienes los rodean para tomar decisiones acertadas incluso cuando las tensiones aumentan.

Articulos relacionados