Costos explícitos: definición y ejemplos

Publicado el 29 septiembre, 2020

¿Qué son los costos explícitos?

Los costos explícitos son gastos que requieren un pago. Disminuyen la cantidad de efectivo y dinero que su negocio tiene disponible e incluyen elementos como nómina, alquiler, suministros, marketing, etc. Estos son gastos que requieren que se emita un cheque o que se realice un pago para cubrir los costos.

Al igual que un presupuesto personal, los costos explícitos en una empresa deben administrarse y es posible que deban recortarse si los ingresos disminuyen. Por ejemplo, si el negocio va lento o las ventas están bajas, se pueden pedir cantidades más pequeñas de inventario o se pueden necesitar menos horas de personal. Estos recortes afectarán los costos explícitos totales. Sin embargo, existen otros costos que es posible que no pueda reducir. Si acorta su horario comercial, puede ahorrar dinero en nómina y gastos, pero aún tendrá alquiler, seguro y otros costos establecidos explícitos que deben pagarse.

Ejemplos de costos explícitos

Supongamos que es dueño de una pequeña pizzería donde sirve pizza, pasta, ensalada, bebidas y varios postres. Tiene un negocio próspero con 5 empleados a tiempo completo y 3 empleados a tiempo parcial. Invirtió en los mejores hornos para pizza, equipos y muebles para asegurarse de tener la mejor tienda de la ciudad.

Al final del mes, paga sus facturas y actualiza sus registros financieros. Usted escribe cheques para los suministros de pizza, nómina, alquiler, servicios públicos y pagos de préstamos de equipo. Todos estos son costos explícitos porque son medibles y requieren un pago por una cantidad específica de dinero.

Veamos otro ejemplo. Acaba de comenzar su negocio como contador de pequeñas empresas. Realiza contabilidad, impuestos y nóminas para pequeñas empresas. Te encuentras haciendo un trabajo para clientes que no factura porque quieres fidelizar a los clientes y hacer crecer tu negocio.

Cuando calcula su tiempo facturable al final de la semana, verá que tiene 45 horas de tiempo facturable y 4 horas de tiempo no facturable. El tiempo no facturable es una combinación del trabajo gratuito que hizo para los clientes y el trabajo que hizo para operar su negocio, como conseguir que un reparador arregle el aire acondicionado y entrevistar a una nueva recepcionista.

Debido a que su tiempo es lo que genera ingresos para el negocio, sin embargo, las actividades que realiza no se cargan a nadie ni a ningún negocio, el tiempo perdido es un gasto para su negocio. Sin embargo, este tiempo perdido no se considera un gasto explícito. Este costo es parte de los costos de oportunidad o la pérdida de ingresos para la empresa porque esas horas se gastaron en actividades que no se facturaron pero que se gastaron en actividades no remuneradas. Sin embargo, el costo de la reparación del aire acondicionado es un costo explícito, al igual que el cheque de pago que le dará a la nueva recepcionista.

Resumen de la lección

Como propietario de una empresa, comprender y gestionar los costes explícitos es una función importante. Los costos explícitos sacan dinero de su empresa y afectan el flujo de caja. Los ejemplos de costos explícitos incluyen alquiler, servicios públicos, nómina, equipo, suministros y todo lo que deba pagar. Los costos explícitos no incluyen los costos de oportunidad.

¡Puntúa este artículo!