Rodrigo Ricardo

Identificación del potencial del paciente para una perfusión vascular insuficiente

Publicado el 5 noviembre, 2020

¿Qué es la perfusión vascular insuficiente?

Gina está siendo sometida a una laparotomía exploratoria y una fijación interna de reducción abierta de su tibia izquierda después de un importante accidente automovilístico ayer. Debido a la naturaleza abierta de la cirugía, permanecerá en el hospital durante al menos dos días bajo una estrecha supervisión. Gina también tiene diabetes mellitus tipo 1 y fuma dos paquetes al día.

Mientras está en el hospital, Ken, un enfermero intermedio quirúrgico, nota que los tobillos y pies bilaterales de Gina están hinchados, fríos al tacto, tienen pulsos débiles y son más pálidos que el resto de su piel expuesta. Cuando Ken le pregunta a Gina cómo se siente, ella dice que está cansada y que le hormiguean las piernas. Ken sospecha de inmediato que Gina puede estar sufriendo de perfusión vascular insuficiente después de su cirugía mayor, complicada por su historial médico.

La perfusión vascular insuficiente es la disminución del oxígeno a los tejidos a través del torrente sanguíneo y los vasos capilares. Puede ser causado por afecciones crónicas o de desarrollo lento, como fumar, diabetes, obesidad, eventos agudos como coágulos de sangre o como una complicación de la cirugía.

Exploremos cómo identificar el potencial del paciente para un mayor riesgo de perfusión vascular insuficiente.

Identificación del riesgo del paciente

Ciertas poblaciones de pacientes tienen un mayor potencial de perfusión vascular insuficiente. Por ejemplo, cualquier afección que constriñe o dañe los vasos sanguíneos, disminuya la cantidad de sangre o gasto cardíaco disponible o impida la función o movilidad normal aumenta el potencial de un paciente para una perfusión vascular insuficiente.

Gina tiene un riesgo extremadamente alto de perfusión vascular insuficiente. Uno, al menos una de sus extremidades está inmovilizada después de la fijación de su tibia izquierda. Dos, es posible que haya experimentado una pérdida importante de sangre, lo que posiblemente provocó un volumen sanguíneo bajo o hipovolemia y presión arterial baja, hipotensión , como resultado del accidente automovilístico y la laparotomía exploratoria.

Además, es posible que Gina ya haya estado sufriendo los efectos del tabaquismo y la diabetes, incluida la hipoxia o los niveles bajos de oxígeno en los tejidos, debido a una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) no diagnosticada y vasos sanguíneos estrechados que impiden el flujo sanguíneo debido a la diabetes. Por lo tanto, Ken ya estaba en alerta máxima por signos de perfusión vascular insuficiente que pudieran afectar el sistema vascular periférico, el cerebro, el corazón, el sistema renal de Gina e incluso su sistema gastrointestinal (GI).

Monitorización de signos de perfusión vascular insuficiente

Ken estaba en alerta máxima por complicaciones que pudieran inhibir la recuperación quirúrgica de Gina. En particular, estaba monitoreando los signos de perfusión vascular insuficiente, incluso en:

  • Sistema vascular periférico: busca palidez o decoloración de la piel, pulso débil o ausente, úlceras o gangrena, hormigueo, entumecimiento, extremidades frías y llenado capilar lento
  • Sistema renal: monitorea la disminución de la producción de orina y la insuficiencia renal
  • Sistema cardiopulmonar: Ken busca hipoventilación, respiración lenta y superficial, dificultad respiratoria.
  • Sistema cerebral: Ken observa cambios rápidos en el estado mental, hipotensión ortostática, cambios en el habla o la cognición.
  • Sistema gastrointestinal: Ken escucha si hay sonidos intestinales disminuidos o ausentes y monitorea las náuseas o los vómitos, el estreñimiento o la distensión abdominal.

Ken ha aprendido a través de su carrera de enfermería cómo identificar a los pacientes que tienen un alto potencial de perfusión vascular insuficiente. Cuando está involucrado en cualquier tipo de situación de diagnóstico o prueba, está atento a los signos de perfusión vascular insuficiente, especialmente en ciertas poblaciones de pacientes.

Resumen de la lección

Ciertos pacientes tienen un mayor riesgo de perfusión vascular insuficiente o disminución de la oxigenación en los tejidos a través de los vasos capilares. Sin una oxigenación suficiente, todos los tejidos sufrirán y perderán su función óptima. Pacientes que tienen

  • vasos sanguíneos dañados
  • hipovolemia (disminución del volumen sanguíneo)
  • hipotensión (presión arterial baja), o
  • hipoxia previa (niveles bajos de oxígeno en los tejidos)

tienen un riesgo especialmente alto. Además, cualquier afección que afecte el flujo de sangre a los vasos capilares, como diabetes, inmovilización o cirugía, aumenta el riesgo de un paciente.

Los signos de perfusión vascular insuficiente en el sistema periférico incluyen palidez o decoloración de la piel, pulso débil o ausente, úlceras o gangrena, hormigueo, entumecimiento, extremidades frías y llenado capilar lento.

Los signos en el sistema renal incluyen disminución de la producción de orina e insuficiencia renal

Los signos en el sistema cardiopulmonar incluyen hipoventilación o respiración lenta y superficial y dificultad respiratoria. Los signos en el sistema cerebral incluyen cambios rápidos en el estado mental, hipotensión ortostática y cambios en el habla o la cognición.

Los signos en el sistema gastrointestinal incluyen ruidos intestinales disminuidos o ausentes, náuseas o vómitos, estreñimiento o distensión abdominal.

¡Puntúa este artículo!