Seguimiento y manejo de pacientes con arritmias en enfermería

Publicado el 9 noviembre, 2020 por Rodrigo Ricardo

Seguimiento de pacientes con arritmias

Imagínese trabajar en una unidad de cirugía cardíaca, donde cuida a pacientes posoperatorios de cirugía cardíaca. Reconoce que las arritmias , que se refieren a cualquier ritmo cardíaco anormal, son bastante comunes en esta población de pacientes. Y como enfermero cardíaco, desempeña un papel fundamental en el seguimiento y el tratamiento de los pacientes con arritmias. ¿Cómo harías esto?

Comencemos discutiendo algunos consejos para monitorear a los pacientes que pueden presentar arritmias.

Primero, observe cualquier signo y síntoma que pueda ser indicativo de arritmias. Estos pueden incluir lo siguiente:

  • Palpitaciones (que algunos pacientes podrían describir como aleteo en el pecho)
  • Mareo
  • Aturdimiento
  • Dificultad para respirar
  • Diaforesis
  • Ansiedad
  • Dolor en el pecho
  • Pérdida de consciencia
  • Desmayo

A continuación, obtenga un electrocardiograma de 12 derivaciones (EKG) para evaluar la frecuencia y el ritmo cardíaco del paciente. Si su paciente aún no está conectado a un monitor cardíaco, ahora sería una buena idea hacerlo. Al igual que con cualquier interpretación de ECG, evalúe la frecuencia y la regularidad del ritmo cardíaco y evalúe las ondas P y el complejo QRS. Mida el intervalo PR para detectar la presencia de bloqueos cardíacos. Evalúe el segmento ST en busca de depresión o elevación, cualquiera de las cuales puede indicar un infarto de miocardio. Mida el QT / QTc para el síndrome de QT prolongado. Además, si se sabe que el paciente tiene un dispositivo permanente, como un marcapasos o un desfibrilador cardíaco implantable (ICD), busque ritmos marcados. Tenga en cuenta que las sospechas de mal funcionamiento del dispositivo pueden requerir una interrogación del dispositivo.

Además, si está indicado, extraiga análisis de sangre para medir los niveles de electrolitos y / o fármacos. Los cambios en los niveles de electrolitos o fármacos pueden contribuir a las arritmias. Por ejemplo, la hipopotasemia (o niveles bajos de potasio) pueden causar arritmias.

Manejo de pacientes con arritmias

Ahora que ha reunido datos subjetivos y objetivos para determinar si su paciente está experimentando arritmias, a continuación se muestran algunas estrategias para tratar a estos pacientes.

Si el paciente está en paro cardiopulmonar (como lo demuestra la pérdida del conocimiento, la falta de respiración y la ausencia de pulsos centrales), ¡comience la RCP inmediatamente! Hacerlo aumentará las posibilidades de supervivencia de su paciente.

De lo contrario, evalúe si su paciente está hemodinámicamente estable o inestable. Los signos de inestabilidad hemodinámica incluyen cambios en el estado mental, presión arterial baja (generalmente definida como presión arterial sistólica <90 mmHg o presión arterial media <65 mmHg), disminución del nivel de conciencia, oliguria y aumento del tiempo de llenado capilar. Determinar si un paciente está estable o inestable le dará una buena idea de qué tan pronto el paciente necesita una intervención médica.

Notifique al proveedor sobre el cambio en el ritmo cardíaco del paciente. Dependiendo de la arritmia presente, puede esperar varias modalidades de tratamiento:

  • Marcapasos (por ejemplo, transvenoso, transcutáneo)
  • Fármacos antiarrítmicos (p. Ej., Amiodarona)
  • Terapias farmacológicas para tratar niveles anormales de electrolitos y / o fármacos
  • Cardioversión

Independientemente del tratamiento que se administre para tratar la arritmia, es importante seguir controlando el ritmo cardíaco del paciente, ya sea mediante un electrocardiograma de 12 derivaciones o un monitor cardíaco.

Resumen de la lección

Esta lección brindó una descripción general de cómo monitorear y manejar pacientes con arritmias o ritmos cardíacos anormales. En cuanto a la monitorización de pacientes con arritmias, a continuación se ofrecen algunos consejos útiles:

  • Observe cualquier signo y síntoma que pueda ser indicativo de arritmias, por ejemplo, palpitaciones, mareos, aturdimiento, dificultad para respirar, diaforesis, ansiedad, dolor de pecho y desmayos.
  • Obtenga un electrocardiograma (EKG) de 12 derivaciones para evaluar la frecuencia y el ritmo cardíaco de los pacientes.
  • Conecte al paciente a un monitor cardíaco.
  • Si está indicado, extraiga análisis de sangre para medir los niveles de electrolitos y / o fármacos en suero.

Con respecto al manejo de pacientes con arritmias, a continuación se presentan algunas estrategias que puede utilizar:

  • Realice RCP si el paciente se encuentra en paro cardiopulmonar.
  • Evaluar la estabilidad hemodinámica. Los signos y síntomas de que un paciente es hemodinámicamente inestable incluyen cambios en el estado mental, presión arterial baja (generalmente definida como presión arterial sistólica <90 o presión arterial media <65), disminución del nivel de conciencia, oliguria y aumento del tiempo de llenado capilar.
  • Notifique al proveedor sobre el cambio en el ritmo cardíaco del paciente.
  • Anticipe el posible tratamiento, por ejemplo, la colocación de un marcapasos, la administración de un fármaco antiarrítmico, el reemplazo de electrolitos o medicamentos para abordar los niveles de fármacos tóxicos y cardioversión.
  • Continúe controlando la frecuencia y el ritmo cardíaco del paciente con un electrocardiógrafo o un monitor cardíaco.

Descargo de responsabilidad médica: la información en este sitio es solo para fines académicos y no sustituye el consejo médico profesional.

Articulos relacionados