Estrategias para prevenir la violencia en las escuelas

Publicado el 22 septiembre, 2020

Violencia en las escuelas

Piense en las siguientes situaciones: un estudiante está intimidando a otro en el autobús a la escuela por la mañana. Un estudiante acaba de atacar físicamente a otro en el asfalto durante el recreo. Un estudiante asalta a uno de sus profesores con un bate de camino a su coche. Dos estudiantes atacan a otro en un juego de baloncesto escolar. ¿Cuál de estos es un ejemplo de violencia escolar?

Si las contestaras todas, ¡estarías en lo correcto! La violencia escolar es cualquier tipo de violencia que ocurre entre estudiantes o entre un estudiante y un miembro del personal en la propiedad escolar, en eventos escolares o en el camino hacia y desde la escuela y eventos escolares. Es un problema grave en muchas escuelas, pero existen varias estrategias que los distritos, las escuelas y los maestros pueden implementar para ayudar a prevenir la violencia escolar.

Crear y mantener un clima escolar seguro

Imagine una escuela en la que ha estado, asistido o trabajado. Piense en los diferentes aspectos de ese entorno escolar que hizo que usted, los estudiantes y los padres sintieran que era un lugar seguro para todos. Quizás se esté imaginando que esta escuela tenía un plan de manejo de comportamiento consistente, imágenes alrededor de la escuela que fomentaban la bondad y desalentaban la ira y la agresión, y maestros y personal que implementaron estrategias de resolución de conflictos y disciplina.

Todos los aspectos del entorno escolar contribuyen al clima escolar . El clima escolar consiste en las normas, valores y reglas que gobiernan las relaciones interpersonales y profesionales entre los estudiantes y el personal. Un clima escolar seguro es increíblemente importante para prevenir la violencia escolar.

Por ejemplo, si una escuela tiene un plan para la resolución de conflictos y cada maestro, miembro del personal y administrador está capacitado en las estrategias para la resolución de conflictos, hay menos posibilidades de que los desacuerdos y las discusiones entre los estudiantes se intensifiquen hasta el punto de violencia física. Si cada adulto en el edificio está capacitado en las estrategias establecidas por la escuela, los conflictos se pueden resolver con éxito en cualquier lugar dentro y fuera del edificio.

Además, un clima escolar seguro hace que los estudiantes se sientan seguros (obviamente). Esto significa que los estudiantes que son víctimas de acoso y violencia se sienten seguros de informar a un adulto en la escuela. Las líneas de comunicación claras y abiertas entre los estudiantes y el personal brindan tanto el poder como la capacidad para prevenir la violencia incluso antes de que comience. Si los estudiantes se sienten seguros y animados a reportar comportamientos problemáticos, los maestros y el personal pueden intervenir antes de que el problema se agrave.

Estrategias de gestión del aula

El Sr. Smiley es un maestro de séptimo grado en una escuela que tiene un alto riesgo de violencia escolar. Sin embargo, debido a su gestión y la de muchos de sus compañeros, hay muy pocas situaciones de violencia escolar. Esto se debe a que el Sr. Smiley usa una variedad de estrategias dentro del aula que ayudan a prevenir la violencia, tanto dentro como fuera de la clase.

Por ejemplo, el Sr. Smiley se enfoca en el comportamiento positivo, recordando constantemente a los estudiantes cuando son sorprendidos haciendo buenas acciones. Reforzar el comportamiento positivo es más eficaz para prevenir el comportamiento negativo que simplemente reaccionar ante cada situación en la que un estudiante infringe una regla. Por ejemplo, el Sr. Smiley reconocerá verbalmente cuando un estudiante resista la tentación de actuar, cada vez que se dé cuenta de que un estudiante lo hace.

Además, el Sr. Smiley enseña a sus estudiantes la responsabilidad tanto en sus interacciones sociales como en el trabajo escolar. Todas las reglas y procedimientos de su salón de clases están escritos para colocar la responsabilidad del éxito en las manos del estudiante. Por ejemplo, en lugar de decir ‘no gritar’, el Sr. Smiley les informa a sus alumnos que ‘ustedes son responsables de participar respetuosamente levantando la mano y escuchando mientras otros hablan’. Si un estudiante olvida esta responsabilidad, el Sr. Smiley siempre se lo recuerda.

Finalmente, el Sr. Smiley es consistente en implementar todas sus responsabilidades, procedimientos y consecuencias. Cada vez que un estudiante es sorprendido haciendo algo positivo, el Sr. Smiley lo reconoce. De la misma manera, cada vez que un estudiante olvida una responsabilidad en el salón de clases y actúa, el Sr. Smiley le recuerda la responsabilidad y analiza las formas en que el estudiante puede mejorar su comportamiento. Esto debe ser el mismo para todos los estudiantes porque, tan pronto como empiece a relajarse con el refuerzo, los estudiantes se darán cuenta y comenzarán a actuar más.

Aunque todas estas estrategias se utilizan dentro del contexto del aula, los estudiantes continuarán cumpliendo con sus responsabilidades en el resto de la escuela, especialmente si cada maestro está utilizando estrategias efectivas de gestión del aula. El buen comportamiento comienza en el aula, por lo que una gestión eficaz es clave para prevenir la violencia escolar.

Estudiantes en riesgo

Como profesor, pasas mucho tiempo con tus alumnos. A finales de septiembre, es probable que los conozca bastante bien. Conoce sus intereses, habilidades, fortalezas, debilidades y personalidades. Por lo tanto, está en la primera línea para identificar a los estudiantes que están en riesgo de tener un comportamiento violento. Reconocer e intervenir con estos estudiantes es clave para prevenir la violencia escolar.

Considere a Mark, por ejemplo. Has sido el maestro de Mark durante un mes y sabes que es muy extrovertido y trabajador. Sin embargo, a veces también es víctima de intimidación y acoso. Hace unos días, Mark se volvió muy retraído tanto dentro del aula como en los pasillos. Además, encontró una hoja de papel arrugada junto a su escritorio que tenía algunas palabras violentas y referencias.

Como maestro de Mark, debería haber notado un cambio en su comportamiento y actitud. Conociendo su historia con el acoso escolar, esto debería generar algunas señales de alerta. La nota con referencias violentas también es alarmante. Por tanto, es hora de que tú y otros profesionales de la escuela, como el consejero o el psicólogo, intervengan y averigüen qué está pasando. Al hacerlo, potencialmente está previniendo el comportamiento violento.

Hay varios comportamientos y atributos clave que se deben tener en cuenta al intentar identificar a los estudiantes en riesgo de comportamientos violentos. Éstos incluyen:

Una historia de problemas de conducta.

Afiliación a una pandilla conocida

Consumo de drogas y alcohol

Sentimientos de rechazo

Desinterés por la escuela y bajo rendimiento académico

Amenazas de violencia escritas

Historia de acoso y violencia

Estos no cubren todos los comportamientos que debe observar, pero le dan una idea general de las cosas que puede ver en los estudiantes en riesgo. Además, el hecho de que un estudiante muestre algunos de estos comportamientos no significa que vaya a cometer un acto de violencia. Usted es quien mejor conoce a sus estudiantes, así que use su juicio al identificar comportamientos problemáticos.

Resumen de la lección

La violencia escolar es cualquier acto de violencia que ocurre entre estudiantes o entre un estudiante y un miembro del personal en la propiedad escolar, hacia y desde la escuela, o en un evento escolar. Hay varias estrategias que los distritos, las escuelas y los maestros pueden utilizar para prevenir la violencia escolar, incluida la creación y el mantenimiento de un clima escolar seguro, la mejora de la gestión del aula y la identificación e intervención con los estudiantes en riesgo. Por último, la prevención de la violencia escolar es un esfuerzo de equipo, por lo que todos los maestros y miembros del personal deben estar capacitados en cualquier estrategia que se utilice.

¡Puntúa este artículo!