Manejo de pacientes con tubos nasogástricos en enfermería

Publicado el 9 noviembre, 2020 por Rodrigo Ricardo

¿Qué son los tubos nasogástricos?

Timmy está cuidando a un paciente al que recientemente le colocaron una sonda nasogástrica. Las sondas nasogástricas (NGT) son tubos de plástico que se insertan a través de la nariz del paciente para administrar el contenido o eliminar las secreciones del estómago. Las indicaciones específicas para las NGT pueden incluir:

  • Hidratación
  • Nutrición (alimentación por sonda)
  • Administración de medicamentos
  • Obstrucción del intestino delgado o íleo (para proporcionar descanso intestinal)

Los NGT se miden utilizando la unidad francesa, donde 1 Fr equivale a 0,33 mm. Las sondas nasogástricas de pequeño calibre varían de 5Fr a 12Fr y generalmente se utilizan para la alimentación. En comparación, las sondas nasogástricas de gran calibre son mayores de 14Fr y normalmente se reservan para aspiración, succión o lavado del contenido del estómago.

Manejo de tubos nasogástricos

Timmy reconoce que el tratamiento de las sondas nasogástricas de calibre pequeño y de calibre grande es relativamente el mismo. Estas son algunas consideraciones clave:

  • Evalúe la colocación de la sonda: durante su evaluación inicial de la NGT, Timmy mide la longitud de la sonda en la nariz para asegurarse de que no se haya desplazado del estómago. Según la política del hospital, existen otras formas de verificar la colocación de la sonda, incluida la revisión de los resultados de las radiografías de tórax (asegurarse de que la punta de la NGT se asiente realmente en el estómago) y la verificación del pH de los líquidos residuales gástricos.
  • Verifique que la NGT esté segura: esto se puede hacer con cinta adhesiva en la mejilla si la NGT se usa a corto plazo, o colocando cinta adhesiva en el puente de la nariz o usando una brida nasal si la NGT se usa a largo plazo .
  • Confirme los ajustes de succión si la NGT se utiliza para la descompresión gástrica: las NGT pueden mantenerse en succión de pared continua o intermitente baja. Mire las órdenes del médico para verificar la configuración de succión.
  • Evalúe cualquier drenaje nasogástrico que se acumule en la sonda: en particular, observe la cantidad, el color, la consistencia y el olor. Documente esto en los hallazgos de enfermería como se describe en la política de la unidad.
  • Controle cualquier síntoma gastrointestinal mientras la NGT esté colocada: estos pueden incluir náuseas, vómitos, distensión abdominal y gases. Notifique al proveedor médico de cualquier cambio en la condición del paciente.
  • Enjuague el tubo NGT si se lo ordenó: El lavado regular del tubo NGT lo mantiene patente. Esto se hace a menudo cuando se coloca la NGT para iniciar la alimentación enteral.
  • Si se utiliza el NGT para la alimentación, haga coincidir los ajustes de la bomba de alimentación por tubo con el orden: Asegúrese de que la solución, el volumen de alimentación y la velocidad de alimentación correctos estén programados en la bomba de alimentación.
  • Evalúe las fosas nasales del paciente: algunos pacientes pueden experimentar rotura de la piel a causa de la NGT, por lo que es importante evaluar con frecuencia la piel que rodea la NGT para evitar que ocurra esta complicación.
  • Controle los electrolitos: la administración de alimentación por sonda o la eliminación de secreciones gástricas puede alterar los niveles de electrolitos de un paciente, por lo que se deben realizar estudios de electrolitos de laboratorio con regularidad para examinar y abordar los niveles anormales de electrolitos mientras la sonda está colocada.

Resumen de la lección

A estas alturas, debe estar familiarizado con el manejo de las sondas de alimentación de pequeño y gran calibre. En resumen, los tubos nasogástricos (NGT) son tubos de plástico que se insertan a través de la nariz. Las puntas de estos tubos se asientan en el estómago. Las NGT se colocan comúnmente para hidratación, nutrición, descompresión gástrica, obstrucción del intestino delgado e íleo. En términos generales, se pueden utilizar para administrar contenidos o eliminar secreciones del estómago.

Las sondas nasogástricas de pequeño calibre oscilan entre 5Fr y 12Fr y generalmente se usan para alimentación enteral. Las sondas nasogástricas de calibre grande son mayores de 14Fr y generalmente se reservan para aspiración, succión o lavado del contenido del estómago.

La gestión de enfermería de las NGT de pequeño calibre y de gran calibre incluye:

  • Evaluar la colocación de la sonda, midiendo la longitud de la sonda en la nariz, confirmando la colocación mediante rayos X o midiendo el pH residual gástrico.
  • Verificando que el NGT sea seguro.
  • Confirmación de los ajustes de succión si la NGT se utiliza para la descompresión gástrica.
  • Evaluar cualquier drenaje nasogástrico que se acumule en la sonda.
  • Monitorear cualquier síntoma gastrointestinal mientras la NGT está en su lugar.
  • Lavado de la sonda NGT si se ordenó.
  • Hacer coincidir los ajustes de la bomba de alimentación por sonda con el pedido, si el NGT se utiliza para la alimentación.
  • Evaluar las fosas nasales del paciente en busca de lesiones cutáneas.
  • Monitorización de electrolitos.

Articulos relacionados