Rodrigo Ricardo

Evaluación y comparación de resultados de mejora e innovación empresarial

Publicado el 14 agosto, 2021

Mejora continua

Anika es la jefa del equipo de diseño de una empresa de software. Su departamento se encarga de diseñar y codificar el software que comercializa la empresa. Durante el último lanzamiento de software, decidió desafiar a su equipo a implementar un proceso que implica mejorar todo su flujo de trabajo. Ahora que el proyecto de software está terminado, es hora de que Anika vea si el nuevo proceso funcionó.

El equipo de Anika ha implementado la mejora continua , que es un proceso en el negocio que implica un cambio incremental en lugar de un gran cambio implementado de una vez. La mejora continua se puede aplicar a los productos, como cuando una empresa realiza una serie de pequeños ajustes en un producto y publica actualizaciones con regularidad. Alternativamente, como en el caso de Anika, la mejora continua se puede aplicar a los procesos comerciales.

La mejora continua tiene muchos beneficios, incluido el hecho de que puede fomentar la innovación, el crecimiento y la agilidad para responder a los desafíos. Pero no lo hace automáticamente, por lo que alguien como Anika necesita evaluar si el proceso de mejora continua implementado está realmente funcionando. Para ayudar a Anika a hacer precisamente eso, echemos un vistazo a cómo juzgar un programa de mejora continua.

Cronograma de medición

El equipo de Anika ha implementado una mejora continua para ser más innovadores y poder abordar mejor los problemas de los clientes. Una cosa que le gusta a Anika es que los procesos de mejora continua permiten una retroalimentación constante sobre lo que funciona y lo que no. Sin embargo, se pregunta si realmente está trabajando con su equipo.

Debido a que la mejora continua es un proceso que nunca se termina (de ahí la palabra ‘continuo’), es importante medir y evaluar a lo largo del camino para garantizar que el proceso satisfaga las necesidades del equipo y la organización. Esto le permitirá a Anika ver si a su equipo le está yendo mejor ahora que antes de que implementara el programa.

El primer paso para evaluar la mejora continua es establecer un cronograma para evaluar el programa en forma grande y pequeña. Por ejemplo, es posible que Anika desee programar controles mensuales para ver cuántas tareas del proyecto ha completado su equipo ese mes. Esa es una pequeña evaluación. También es posible que desee programar una evaluación grande después de que finalice el proyecto de software que observe qué tan rápido se terminó todo el proyecto o qué tan innovador es el producto final.

Las evaluaciones pequeñas deben programarse para intervalos cortos y regulares, como mensuales o incluso semanales. Por el contrario, las evaluaciones grandes deben programarse para intervalos más largos, como trimestrales o anuales o después de que se completa un proyecto grande. De cualquier manera, los resultados de las evaluaciones deben compararse con algo. Una comparación común son los datos previos al lanzamiento. Por ejemplo, Anika puede querer ver qué tan productivo ha hecho a su equipo el proceso de evaluación continua. Para hacer eso, podría comparar el número promedio semanal o mensual de tareas completadas antes de implementar el programa con el número promedio de tareas completadas después de la implementación.

Métrica

Anika comprende que es importante para ella programar evaluaciones pequeñas a corto plazo y evaluaciones más grandes a largo plazo al evaluar el programa. Pero todavía no está segura de qué deberían medir esas evaluaciones. ¿Debería mirar cuántas tareas completa su equipo o cuán innovadoras son sus soluciones o algo completamente diferente, como si a los clientes les gusta el nuevo software o qué tan bien se vende?

Las métricas son las cosas que se evalúan durante una evaluación. Deben ser específicos, medibles y estar relacionados con los objetivos de la empresa y / o del equipo. Por ejemplo, Anika puede medir qué tan rápido le toma a su equipo completar un proyecto, qué tan bien se vende el nuevo software o las calificaciones de servicio al cliente para el nuevo software. Todos estos son ejemplos de métricas.

Recuerde que Anika quiere programar evaluaciones tanto pequeñas como grandes. Es probable que las métricas que usa para esos sean ligeramente diferentes. Por ejemplo, digamos que Anika implementó una mejora continua para abordar el objetivo de hacer que su equipo sea más productivo y acortar el tiempo que les lleva completar un proyecto de software. Una métrica a corto plazo podría ser ver cuántas tareas del proyecto completan semanalmente o mensualmente. Luego, al final del proyecto de software, podría ver cuánto tiempo les tomó completar ese proyecto de software en comparación con su tiempo promedio antes de la mejora continua. Ambas métricas miran la productividad y la rapidez de implementación, pero son formas ligeramente diferentes de lograr ese objetivo.

Resumen de la lección

La mejora continua es un proceso en los negocios que implica un cambio incremental en lugar de un gran cambio implementado de una vez. Es importante medir y evaluar un proceso de mejora continua para garantizar que satisfaga las necesidades del equipo y la organización. Esto implica establecer un cronograma para evaluar el programa en formas grandes, a largo plazo y pequeñas y a corto plazo. Los resultados de las evaluaciones deben compararse con los datos previos al lanzamiento.

Una vez que se establece un cronograma para la evaluación, se deben establecer métricas o las cosas que se evalúan durante una evaluación. Deben ser específicos, medibles y estar relacionados con los objetivos de la empresa y / o del equipo. Es probable que las métricas a largo y a corto plazo sean ligeramente diferentes entre sí, aunque deben medir los mismos objetivos.

5/5 - (7 votes)